17 de febrero de 2018

Somos Zapping: Falcon Crest contra el gin-tonic

El PP es muy televisivo en sus crímenes, odios y chorizadas, en sus regatas de señoras y porteadores peleándose Serrano abajo, en el pelo de Bárcenas encerado como un ministerio, en los bigotes del 'Bigotes' donde está trenzado todo el clasismo de Orient Express del que el pueblo se quiere vengar con su venganza de criada. Pero en el PSOE sólo ves a Javier Guerrero, el pagador de los ERE, entre altramuces pisados, billetes rebozados y mamachichos de puticlub, repartiendo en los bares dinero para las criaturas igual que tabaco. Qué escoger para hacer televisión revolucionaria de guais... Por un lado, el PP dando un final de temporada de Falcon Crest o el último acto de Don Mendo. Por otro, el juicio de los ERE. El día en que Guerrero se oía como una psicofonía de discoteca, las noticias de La Sexta sólo mencionaron el cabreo del secretario judicial por leer tanto. 

http://www.elmundo.es/opinion/2018/02/17/5a871b6422601da95a8b45aa.html


12 de febrero de 2018

La perfección de la máquina y el tito binguero

El puro PSOE andaluz no es Susana, ni siquiera Chaves. El puro PSOE andaluz es Guerrero, que declaraba como en un sillón de barbero. Guerrero, pocero del partido, mando chusquero criado en los clanes del PSOE andaluz, clanes de pueblo, que son como ranchos. Guerrero despachaba en los bares igual que un prestamista, administraba el dinero y el favor con la autoridad del capricho, y era venerado por las putas, los menestrales, los tiesos y los trepas, a los que llamaba “criaturas”, como si fuera un Papá Noel borracho. 
Mi colaboración especial para El Independiente, sobre Guerrero y el caso ERE.


10 de febrero de 2018

Somos Zapping: Pelele simbólico

A Puigdemont, siniestro como un ventrílocuo, le pega manejar un Gobierno de guante. Aún es posible un "acuerdo creativo" (Ferreras): una presidencia operativa y otra simbólica. Pero hay que preguntarse, como hacía Vicente Vallés, cuál sería cuál. Puigdemont podría hacer los dos papeles, de titiritero y de pelele. Al presidente de aquí lo investirían por lo legal, un aburrimiento. A Puigdemont, sin embargo, lo investiría la Comunidad del Anillo: enanos con garrota, elfos de sangre transparente y magos vestidos de saco, traídos de comarcas, ayuntamientos y setas del país. Puigdemont mandaría como un hechicero vudú, pero ERC maniobrará para que Puigdemont sea el muñeco, para dejarlo en Bélgica como un heredero carlista, con una legitimidad de sangre aguada, antigua y filatélica, con chochera heráldica, aunque un sueldo nada simbólico, como un amante florero.

http://www.elmundo.es/opinion/2018/02/10/5a7ddc38268e3ec4778b465a.html


3 de febrero de 2018

Somos Zapping: El demonio de Tasmania

Mientras las hormonas de Puigdemont se estabilizan tras esos mensajes un poco 'Sexo en Nueva York', lo que vemos es que el independentismo se ha gripado. Es lo que parecía Roger Torrent, presidente del Parlament, entrevistado por Ferreras: alguien que se ha gripado y se ha quedado con cara de Vespa tirada. Pero los que aún conservan la cabeza pondrán otro candidato y los secesionistas seguirán su estrategia de ocupación desde el posibilismo. Y recordaremos a Puigdemont como a aquel demonio de Tasmania de los dibujitos de la Warner.

http://www.elmundo.es/opinion/2018/02/03/5a748c0b46163fc17a8b4647.html


27 de enero de 2018

Somos Zapping: Wyoming santurrón

Lo de Wyoming se llena de santurrones con el luto feliz y morado de los santurrones, con ese incienso de la santidad que viene del calzoncillo ideológico alto, tieso, casto, soberbio y orinado de agua bendita. A la sacristía o mandorla de Wyoming suele llegar pues otro santurrón y hay una alegría de zapatillas de vieja y de un rosario como un bingo. Por ejemplo Jordi Évole, que siempre tiene una misión, un patronazgo de San Pancracio u otro santo con espiga o escobero, una indignación que le enturbia sus lentes de ratoncito de cuento moral. O Baltasar Garzón, que ha escrito un libro en plan Krishnamurti llamando a la indignación. Sonaron campanas y un coro de ángeles mellados, verdaderos, sucios y reveladores, como de Buñuel, abovedaron El intermedio.

http://www.elmundo.es/opinion/2018/01/27/5a6b6336468aeb4a3d8b4667.html


20 de enero de 2018

Somos Zapping: Pablo Iglesias como Benny Hill

A lo mejor lo que le pasa a Pablo Iglesias es que ya tuvo su momento televisivo, como Benny Hill. Iglesias llegó a la televisión con su carpetilla de mensaca, con su aire de camarero, y de verdad era un camarero que rajaba de los políticos y del dinero con cuatro conceptos de crucigrama y café. Él venía de una izquierda de El Palé, una izquierda divertimento, una izquierda surf, hecha por funcionarios diletantes que jugaban a la izquierda en su Somosaguas llena de propaganda y pingpong, aunque luego no sabían nada de Kant. Sus referentes no eran el obrerismo, las forjas de la URSS, la vieja izquierda española conventual, ya comodona. Eran el populismo y el posmarxismo, más una telegenia demagoga y la mitología de gorrión del 15-M.

http://www.elmundo.es/opinion/2018/01/20/5a622f61e5fdea445e8b4676.html


13 de enero de 2018

Somos Zapping: Puigdemont, fantasías de gordito

A Puigdemont se le ha ido la olla, sueña con venir en cuerpo glorioso, sin que lo toquen materia ni leyes, a coronarse con querubines aerostáticos y patriarcas mitraicos, y lo peor es que aquí le siguen el juego y de cada tontada suya hacen un secreto de Fátima. Puigdemont quiere una investidura telemática o "telepática", según dijo Ferreras; gobernar como Sauron o gobernar de mirón, o que lo bajen como una Virgen marinera desde Bélgica, entre salves y remeros. Puigdemont ya no tiene sueños de gobernante, sino fantasías de gordito de instituto, y hasta puede acabar con su propio partido. Por eso se ha ido, entre otras cosas, Artur Mas.

http://www.elmundo.es/opinion/2018/01/13/5a58f6fee5fdea4b608b4640.html